INTERNACIONALES

[INTERNACIONALES][bsummary]

PROVINCIALES

[Provinciales][bsummary]

ECONOMICAS

[ECONOMICAS][bsummary]

POLITICA

[POLITICA][bsummary]

JUSTICIAS

[Justicias][bsummary]

SALUD

[Salud][bsummary]

DEPORTES

[DEPORTES][bsummary]

ESPECTACULOS

[Espectaculos][bsummary]

TURISMO

[TURISMO][bsummary]

Turismo dominicano: un sector que cierra el 2020 golpeado por la pandemia

 

RD.-Entendidos en el tema y empresarios del sector calculan que la nornalidad turística podría darse en el primer trimestre de 2021.

La actividad ha sido mermada por la presencia de menos visitantes extranjeros y, por consiguiente, menor ocupación hotelera; sin embargo, las inversiones siguieron fluyendo

En el año 2018 al país llegaron por la vía aérea siete millones 220,334 pasajeros. En 2019 un poquito menos, pero igual se superó los siete millones. En 2020 todo cambió por la pandemia de Covid-19 y las cifras se fueron hacia abajo, provocando que República Dominicana cierre este año como uno de los peores de su historia reciente en materia turística.

El corte realizado a noviembre por el Banco Central sitúa el número de llegadas en dos millones 313,678. Eso incluye a residentes y no residentes y a extranjeros. Faltando apenas 15 días para cerrar el año es poco probable, imposible por demás, que se alcance el nivel del pasado año en término de pasajeros. Eso es parte de los estragos que ha dejado la crisis sanitaria para el sector turismo, uno de los pilares de la economía local.

Cuando esa actividad se ve afectada, arrastra consigo a toda una cadena, compuesta entre otros renglones por los taxistas, suplidores de infusiones, tiendas de artesanía, suplidores de productos agropecuarios y fundamentalmente la empleomanía. Es lo que ha ocurrido esta vez.En país se cerró al mundo por aire, tierra y mar en marzo, y en lo concerniente al turismo reabrió el primero en julio, y con eso la esperanza de comenzar a superar las dificultades que desde el pasado año atraviesa la “industria sin chimenea”, agravada con la actual pandemia.

A finales de agosto el entonces recién estrenado ministro de Turismo, David Collado, calculó que el colapso de la economía mundial a causa de la pandemia del Covid-19 provocará que el Estado dominicano deje de percibir US$2,500 millones de dólares por concepto de divisas por el turismo. Pero desde otros ámbitos se dijo que la cifra podría ser mayor, especialmente porque no se sabe con certeza cuándo acabará la pandemia.

Desde el primero de septiembre el gobierno presidido por Luis Abinader dispuso de incentivos para el sector turismo con un programa de inversión de poco más de RD$420 millones.

Dentro de las medidas de impulso se incluyó la reducción de la tarifa de Acuerdo de Precios Anticipados (APA) en un 35% y la eliminación del pago por anticipo durante seis meses. Adicionalmente se dio a conocer la eliminación del pago del 1% de los activos para el sector, hasta junio del 2021, y la extensión por un plazo de dos años del inicio y término de los proyectos del Consejo de Fomento Turístico (Confotur). En la presentación del Plan de Recuperación Responsable del Sector Turismo, Abinader dijo que se ha asegurado la disponibilidad de las rutas aéreas estratégicas, a través de acuerdos de promoción y garantía de cupos en vuelos hacia los destinos turísticos locales. Además, se dispuso un protocolo con certificación internacional.

 

El Gobierno conformó un comité para la promoción del país en el extranjero, junto con el sector privado, en procura de garantizar que cada centavo invertido sea aprobado de forma conjunta. A través del Ministerio de Turismo se renegociaron todos los acuerdos privados de promoción que tenía el país, lo que trajo como beneficio, según se informó, un ahorro de 700 millones de pesos en los primeros cien días de gestión. Luego de la reapertura del turismo, el Gobierno diseñó una estrategia con el apoyo de los bancos comerciales para la reactivación que ha sido pieza clave en 2020 para que los inversionistas se animaran a reabrir los hoteles y dejar de tener pérdidas. Así plantearon algunos entendidos en el tema, entre ellos el vicepresidente regional de Operaciones en República Dominicana de la cadena hotelera AMResorts, Daniel Hernández, y la Asociación Nacional de Hoteles y Turismo de República Dominicana (Asonahores). La tasa de ocupación que han registrados los hoteles antes de la pandemia y con ella es la siguiente, según cifras del Banco Central de República Dominicana: En enero, de cada cien habitaciones hoteleras 75.2 estuvieron ocupadas; en febrero el 79.5% y en marzo el 49.6%. Pero luego que el país se cerró -a mediados de ese mes- vino el declive en abril, con apenas el 20% de las habitaciones ocupadas, en mayo con el 20%, en junio con el 20% y en julio el 17.7%. En agosto, que ya la actividad turística había sido abierta, de cada cien habitaciones solo se ocupó el 20.6%; en septiembre el 29.7% y en octubre el 32.5%. Falta esperar la actualización de los meses noviembre y cierre de diciembre para ver si hubo cambios importantes.

La visita

El presidente Luis Abinader a pocos días de asumir el poder volvió a colocar la provincia de Pedernales entre los principales titulares de los diarios, al anunciar el 30 de agosto la puesta en marcha de un “master plan” para el desarrollo turístico de toda la región Sur, especialmente en la citada provincia, además de Barahona y Bahoruco. Para entonces, dijo que se invertirán cientos de millones de dólares, a través de una alianza público-privada que incluye licitaciones públicas transparentes para la construcción de un gran complejo hotelero que respetará el equilibrio ecológico de la zona.

 

El mandatario realizó una visita de dos días (durmió en Pedernales) en la que se reunió con empresarios de ramas distintas y diversos sectores de la región. Fue una jornada que concluyó de manera positiva y optimista. Los pedernalenses llevan años recibiendo promesas de que habrá impulso para la zona, sin que eso caiga en terreno fértil. El Instituto Formación Técnico Profesional (Infotep) se comprometió, y ya ha dado los primeros pasos, a preparar todo el personal humano que requerirá Pedernales y el Sur, una vez se produzca el despegue de la denominada “industria sin chimenea”, que es el turismo.

 

Una señal de confianza en el clima de inversión

 

A pesar de la difícil situación impuesta por la pandemia, la inversión en proyectos hoteleros no se ha detenido en el país. Para citar un ejemplo, entre octubre y el 13 de noviembre el presidente Luis Abinader acudió, por lo menos, a la inauguración de entre siete y diez hoteles en los polos turísticos de las provincias La Altagracia, Puerto Plata y el Distrito Nacional.

 

Y en diciembre ha seguido el ritmo de apertura de establecimientos, que envuelven cientos de millones de dólares. El mandatario ha estado muy de cerca con los inversionistas. El sábado pasado visitó de nuevo el este, donde agotó una apretada agenda con representantes del sector.

No hay comentarios: